El lector de manga, ¿demasiado marqués para ediciones low-cost?

Esta vez me salgo un poco de la tónica que llevaba hasta ahora el blog para estrenar por fin la sección “La visión crítica”. En este artículo voy a piñón, así que mi introducción quiero que sea más bien una aclaración.

Lo que expongo aquí no es ni más ni menos que mi opinión personal. No es la verdad absoluta, solo mi punto de vista. Puede que tú opines algo diferente y los dos tengamos razón. También quiero aclarar que el texto no va en contra de nadie, es solo una reflexión, por lo que no me apetece que nadie se ofenda por lo que leerá a continuación.

Dicho esto, el artículo que traigo hoy es mi visión más subjetiva sobre los intentos que han hecho las editoriales para bajar los precios, cómo han reaccionado los lectores y cuáles parecen ser las prioridades del comprador de manga.

Así experimentaron las editoriales con líneas manga económicas

Antes de ponerme a opinar sobre si el titular de este artículo es acertado o no, quiero hablar primero de los antecedentes. Pongamos sobre la mesa algunas pruebas que hicieron determinadas editoriales de nuestro país con el objetivo de abaratar los costes y, como consecuencia, vender sus tomos más baratos.

Spoiler: Ninguno de estos experimentos acabó bien.

Adiós a las sobrecubiertas: MangaLine y los tomos a 3,75€

Coco y F Compo de MangaLine

En el año 2004, Ediciones MangaLine lanza una nueva línea económica dentro de su catálogo. El objetivo, según comentan los antiguos editores en su canal de YouTube, era abrir mercado. Poder llegar a un público mayor gracias a unos precios más accesibles y a una distribución en kioscos. Ampliar el número de compradores potenciales para así seguir aumentando la cantidad de lectores de manga en España.

Algunos de los títulos que llegaron en esta línea fueron Los inventos de Peace Electronics, A·I Revolution, Coco la leyenda del halcón y F·Compo. Una propuesta variada en cuanto a géneros, cada uno con su propio target.

Los tomos de estas series se publicaron a un precio de 3,75€. Sí, como lo lees, un tomo manga a menos de 4€. ¿Y cómo era esto posible? Si las editoriales son capaces de bajar tanto sus precios, ¿por qué no lo hacen?

Desde MangaLine lo que hicieron fue crear una edición más sencilla. El cambio más notorio era el tema de las sobrecubiertas, pues se suprimieron para abaratar los costes. El papel, según comentan, era de la misma calidad que el resto de sus publicaciones de la época. Su precio tan bajo todavía les sería rentable y podían generar beneficios si se conseguía su objetivo de llegar a un gran público y lograr unas ventas superiores a lo habitual.

El problema, según mencionan en uno de sus vídeos, es que a la industria editorial de España no le interesaba tener títulos tan baratos. Si se demostraba que un manga a 3,75€ podía ser rentable, el resto de editoriales se verían presionadas a reducir también sus precios. Así pues, ni la distribución ni las librerías se preocuparon demasiado por dar visibilidad a los títulos de la línea económica de MangaLine.

Esto provocó que no se consiguieran las ventas deseadas. La editorial tuvo que cambiar su estrategia y subió el precio de Coco a 8€, mientras que Los inventos de Peace Electronics continuó con una edición de tomos dobles a 11€. Lamentablemente, ninguna de las obras de esta línea económica de MangaLine llegó a completarse ya que la editorial cerró en 2007.

Edición estándar con papel reciclado: Planeta y los tomos a 5,50€

Liar Game y Otomen de Planeta

Alrededor del 2008 vimos otro intento, esta vez por parte de Planeta deAgostini (ahora Planeta Cómic). Licenció varios títulos interesantes, aunque lo más llamativo fueron sus precios. Obras como Llegando a ti, Nora, Liar Game y Otomen entre otras empezaron a publicarse en español a un precio de 5,50€ el tomo. También se editaron otros títulos a precios similares que solían ser inferiores a la media.

Cuando coges uno de estos tomos, todo parece normal. Tienen una edición estándar, con sobrecubiertas y con un tamaño al que está acostumbrado el lector de manga. Es al abrirlo cuando uno se da cuenta de por qué el tomo es tan barato, y es que el papel es de menor calidad comparado con un manga de 8€. Evidentemente. Faltaría más.

Era un papel no tan blanco, sino más bien gris. Probablemente reciclado. El gramaje del papel también era inferior al que vemos en los tomos que edita Planeta en la actualidad. Ahí estaba la razón de su precio tan bajo.

Es difícil determinar si fue la calidad de los tomos, la crisis económica mundial de aquellos años o el estallido de la burbuja del manga en España. Pero lo que sí parece evidente es que la mayoría de estas obras no funcionaron del todo bien. No hay más que fijarse en cómo se encuentran en la actualidad. Algunas de ellas paradas o canceladas, como ya comenté en su artículo. Otras, subieron su precio con el tiempo para alcanzar la calidad que el lector español de manga requería.

El manga clásico siempre es caro… ¿O es que queremos que sea caro?

Astroboy de Planeta y Banana Fish de Panini

De manera intencionada o no, las editoriales nos han malacostumbrado a que el manga clásico tiene que publicarse con una edición tipo kanzenban o similar. Es decir, parece que no se contempla editar una obra de estas características como un tomo tankôbon estándar, de los normales y habituales, de esos que suelen valer sobre los 8€ según la editorial.

El manga clásico tiene que ser grande. Tiene que tener sobrecubiertas o una tapa dura. Las páginas tienen que tener un buen gramaje o estar satinadas. Las páginas a color, que no falten. Y cuanto más grueso sea el tomo, mejor que mejor.

Ahí tenemos las reediciones de Astroboy y Black Jack por Planeta a 25€ el volumen, El chico de los ojos de gato de Satori por 22€, El clan de los Poe de Tomodomo por 20€, Banana Fish de Panini a 15,95€, 3×3 Eyes de Ivrea a 14€, El puño de la estrella del norte de Planeta a 12,95€ o La balada del viento y los árboles de Milky Way a 9,50€.

Ojo, no estoy diciendo que no merezcan el precio que tienen. Estoy convencido de que seguramente sí sea el correcto en la mayoría de los casos. Lo que quiero poner en relieve es que prácticamente todo el manga clásico que se publica en nuestro país llega en ediciones de lujo y, por lo tanto, con precios no aptos para todos los bolsillos.

Sin embargo, me da la sensación de que el que compra manga, está contento pagando más por este tipo de títulos. Quiere, en definitiva, que el manga clásico sea caro. Y afirmo esto tras ver lo que ha pasado con La Rosa de Versalles y su reedición por parte de ECC.

En ECC han querido ir contracorriente y dejar claro que el manga clásico no tiene por qué ser caro. Para demostrarlo, han decidido publicar la popular obra de Riyoko Ikeda en un formato estándar, como un tomo normal y corriente, a un precio de 7,95€. Un precio inferior a la media.

Lo que pasó después, muchos ya lo sabéis. Muchos aficionados se les echaron encima primero alegando que las portadas no eran de su agrado, pues “no representan la esencia de la obra”. Y, en segundo lugar, criticando sin reparos esta edición de La Rosa de Versalles de ECC por ser demasiado simple. Casi parece que los haters de las redes sociales hayan decidido iniciar una campaña de desprestigio contra este título simplemente porque no les gusta el formato. Me pregunto cuántos de ellos de verdad estaban interesados en leer este manga. Pero da igual, lo importante era poner el grito en el cielo y hacer mucho ruido para intentar influir a cuantas más personas mejor.

La Rosa de Versalles de ECC

Claro que a mí también me hubiera encantado ver una edición de lujo de La Rosa de Versalles. Claro que se la merece. Pero también hay que pensar de dónde venimos. La primera edición española de este título llegó de la mano de Azake con tomos más pequeños a los estándar y con un sentido de lectura occidental, con las viñetas espejadas. Esta vez, por fin, tenemos la obra cumbre de Ikeda en un tamaño decente, el estándar, y respetando el sentido de lectura oriental original. Ya me parece un cambio y una mejora considerable con lo que había anteriormente.

Y otra cosa quiero decir. La primera edición de Azake lleva descatalogada desde hace mucho y es difícil de encontrar completa. Ahora el manga de La Rosa de Versalles vuelve a estar en circulación en las librerías. ¿De verdad vas a dejar pasar la oportunidad de poder comprarla simplemente porque te hubiera gustado un tomo más grande, más gordo, más de sibarita? Quiero decir… No sé si sabes que la historia sigue siendo la misma. El contenido, lo que vas a leer, es lo mismo. No te va a gustar más o te va a gustar menos porque tenga unas páginas a color o sea un tomo doble.

Sinceramente, creo que la jugada de ECC con La Rosa de Versalles es inteligente. Luego veremos qué tal le funciona, pero la idea me parece buena. Como bien decía el subtítulo de este apartado, el manga clásico siempre es caro, salvo que editoriales como ECC se atrevan a hacer las cosas diferentes.

Si pones un tomo de un manga clásico a menos de 8€, ya estás dando la oportunidad a una persona joven que no tiene sueldo mensual a poder adquirir tu obra. Porque quizás siempre ha tenido el gusanillo de probar con este tipo de cómics de los 60, 70, 80 o 90, pero nunca había podido comprar uno porque los precios no se lo permiten.

También es un precio atractivo para una persona que no lee manga habitualmente, pero que tiene el recuerdo de Oscar y compañía por haber visto su serie animada en televisión.

Lo que están haciendo en ECC con La Rosa de Versalles no es ni más ni menos que abrir mercado. Quieren que la obra no se quede solo en el círculo puramente otaku, sino que llegue a más gente.

Y si al final resulta que este título es un fracaso para la editorial y no vende como se esperaba, se confirmará entonces que al lector español le gusta que el manga clásico sea caro. No existirá otra explicación lógica para que una obra con tanto prestigio no tenga la acogida y el cariño del público.

Al lector de manga parece importarle más la forma que el contenido

Por H o por B, parece que los mangas a precios reducidos no terminan de encontrar su hueco en el mercado. El público les da la espalda. Es demasiado marqués para ediciones low-cost.

Y esto me lleva a pensar si no será que hay personas que son más coleccionistas que lectoras. Que les importa más la edición del tomo que aquello que van a encontrar en su interior. Que se preocupan más por la calidad del envoltorio que no de la calidad de la historia.

Si un manga te gusta o de verdad tienes ganas de darle una oportunidad, no tiene sentido escudarte en que no te gusta su portada, en que prefieres una edición kanzenban o que los lomos no te van a quedar bonitos en tu estantería. Basta de tonterías.

La gente quiere pagar más por su manga. Ya no hablo de clásicos, hablo en general de cualquier obra. No parece reaccionar si su editorial favorita le sube los precios, pero seguro la criticará si los baja a cambio de reducir la calidad. Porque al final, es feliz sabiendo que pagando más dinero podrá conseguir un tomo que quede precioso en sus fotos de Instagram.

Tenemos los precios que nos merecemos.

12 respuestas a «El lector de manga, ¿demasiado marqués para ediciones low-cost?»

  1. No he podido evitar la tentación de comentar esta entrada pese a que ya han pasado varios meses desde que la publicaste. Estoy muy de acuerdo con todo lo que expones, y este “postureo” no es endémico del manga, es algo que se está dando en el mercado del cómic a nivel general donde la gente quiere que todo salga directamente en tapa dura aunque sea novedad, y no les importa pagar barbaridades si el formato es de “lujo”.

    Pero volviendo a acotarme dentro del manga, yo soy de la opinión que todo lo que no haya sido editado con anterioridad, a menos que sea un manga que vaya a tener un público muy, muy reducido y unas características especiales, debería salir siempre en una edición sencilla, al menor precio posible, tankobon o B6, me da igual si son tomos únicos o dobles (me refiero a los típicos de Ivrea, que cuestan 14€, pero tienen el contenido de dos tomos). A partir de ahí, si quieres un formato más lujoso, pues bienvenido sea, pero que no sea el peaje a pagar porque es la única edición de una serie.

    Hablas de La Rosa de Versalles y la verdad es que das en el blanco. Yo no la había leído y cuando dieron la sorpresa del formato y el precio fue una inmensa alegría para mí. Es para quitarse el sombrero que ECC publique un clásico como este a 7,95€, ¡más baratos que muchos “pelotazos” de la Shonen Jump que publica Norma! Es que es ridículo que el mercado esté así. Personalmente fue ver el formato normal y el precio “ajustado” y sabiendo la fama que tiene de clásico me dije: “esta es la mía”. ¿Si lo hubieran publicado en kanzenban, 6€ por lo menos más cara por el mismo material? pues ni de broma. Y estoy muy contento con la edición, muy digna, echo de menos un índice, pero por el resto, todo perfecto. El tema de las portadas me pareció exagerado como poco. A mí personalmente me gusta este minimalismo, pero comprendo a los que no, pero ¿la movida que se montó en twitter? no me pareció sana, anda que no hay portadas malas y la gente no dice nada, ¿y no comprarlo por la portada? pues eso demuestra las ganas que tienen de leer realmente el material, muchos diciendo “espero a que lo publiquen como Dios manda”, “compro la de edición Udon” (40 pavazos de tomo). Me repatea el boicot que se le hizo a la edición, y en una entrevista con la editora de manga de ECC, argumentó el por qué de la portada (falta de materiales, rechazos de propuestas) y sin embargo estas problemas les encantaron a los editores japoneses, y les fecilitaron por ellas, y todos sabemos cómo son de celosos los editores en Japón. O sea, ellos lo halagan, ¿y aquí los aficionados que supuestamente querían leerlo no lo compran por la portada?

    Aunque ECC también hace cosas que son de juzgado de guardia. Por ejemplo estas ediciones de “lujo” de Junji Ito, de material que ya tienen maquetado, traducido y preparado ¿y salen más caras? Increíble. Por poner un ejemplo; Tomie que sale este mes, 39,95€ (40 eurazos) la edición anterior en dos tomos 13,95€ cada uno (28€ los dos). Y la gente se tirará a por ellos porque son súper guays…

    Editoriales como Milky Way hay que estarles muy agradecido, ediciones cuidadas y a un precio muy razonable (los tomos B6 a 8,50€ me parecen un formato muy bueno), o clásicos como La Balada del Viento y los Árboles (que tengo que comprar), a 9,50€ pero con más de un tomo y medio por volumen. Para aplaudirles. Además, esta serie fueron los primeros fuera de Japón en publicarla.

    Luego hay editoriales que realmente no sé muy bien cómo sentirme hacia ellas, en especial Satori. Satori publica todo directamente en kanzenban, y el precio es caro, sí, pero las ediciones están mimadas hasta el último detalle y se supone que es manga clásico pero no genérico, sino de nicho. Aunque luego veo whakoom y el primer tomo de El Chico de los Ojos de Gato lo tienen 245 personas, y el primero de La Rosa de Versalles 202 personas, y salieron el mismo mes. Esto me da mucha pena, porque La Rosa me está encantando, y espero que la complete ECC, pero no sé si la gente la está apoyando lo suficiente, y no olvidemos que La Rosa es un clásico de los que se habla un montón y muy bien, y El Chico de los Ojos de Gato es un clásico pero que muy poca gente conocía antes de que lo anunciase Satori (yo no tenía ni idea).

    Esto demuestra la tendencia del consumidor, que le puede el formato, si está editado de lujo, lo compro, si no, no me vale, no merece la pena. Las estanterías tienen que estar bonitas.

    Ya como nota personal, yo el único tomo que he comprado a Satori ha sido Queen Emeraldas, porque sé que va a ser la única manera, y haciendo números realmente no es un precio disparatado (sale el tomo a 10,5€) pero no me gusta sentirme obligado a que sea esto o nada, y que conste que respeto mucho la editorial Satori, y comprendo su política editorial, el cuidado que tienen a la hora de elegir las licencias y de editar los tomos están entre lo mejor del mercado y sé que si les compro algo, lo estoy haciendo agente que realmente ama el medio.

    1. ¡Buenas! Muchas gracias por compartir tu opinión, muy interesante todo lo que dices 😀 .

      Sobre La Rosa de Versalles, con el tiempo también me di cuenta de otro detalle. Todas las ediciones preciosistas publicadas en otros países recopilan solamente el arco original y principal del manga (creo que es hasta el tomo 9). Sin embargo, hay arcos que se publicaron más tarde en Japón como contenido complementario y nada de eso aparece en las ediciones de lujo (supongo que en Japón solo existen en formato tomo estándar). Quiero pensar que ECC de verdad va a ir más allá del material principal y publicar el resto de tomos extra (a partir del 10 me parece) que probablemente no podría publicar si lo hubiera hecho en formato de lujo.
      Aunque también pienso que, viendo todo lo que está haciendo con Junji Ito, no descarto que un día de estos digan que sacan La Rosa también en una edición deluxe.

      En Satori creo que se juntan varias circunstancias. 1- El propio deseo de la editorial de publicar ediciones cuidadas y de gran formato. 2- Mangas nicho en una editorial pequeña, quizás a precios reducidos no saldrían las cuentas. 3- Se les ve que no les gusta publicar series largas y esos tomos gordos son la mejor opción para que una serie quede más corta de lo que es. 4- Prácticamente todos son clásicos, no sabemos si se volverán a publicar en un futuro, así que merece la pena hacer ahora todos los esfuerzos para editarlas de la mejor manera posible.

      ¡Gracias de nuevo! 🙂

  2. Un artículo muy interesante!!
    Pero yo lo veo distinto, soy coleccionista y lectora y prefiero las ediciones de lujo, ya que el manga me va a ocupar sitio pues al menos que valga la pena, si eso me diera igual y solo me interesará la lectura, los compraría en versión digital que no ocupan nada 🙂

  3. Muy interesante tu reflexión!!

    Por mi parte, fui de las que disfruté muchísimo de comprar las ediciones baratas de planeta cuando las sacaron, y era una época en la iba bien de pasta. Luego algunas las dejé de comprar porque me quedé sin curro y hubo que recortar. Pero el otro día, mirandome unos tomos de Karin, la verdad es que vi que costaron 5.50 y no me lo podía creer! Es una edición muy buena!! Incluso con páginas a color y sobrecubierta y tamaño más bien grandecito… lo que me llevó a pensar que se pueden sacar cosas chulas sin necesidad de costar un riñón.
    Me gustan los tomos kanzenban y las ediciones como la de Monster, por ejemplo, hacen que se me caiga la baba. Pero igualmente voy a comprar La Rosa de Versalles, porque es una historia magnífica que quiero tener… y si me sale baratilla, pues mejor que mejor!!

    Me ha encantado el artículo, Álvaro!

    1. ¡Gracias por comentar! Me alegro de que te haya gustado el artículo 😊.

      Sí, es increíble, cuando relanzaron Liar Game para retomarla, me fijé en la diferencia de precio, de cómo había pasado de 5,50€ los primeros tomos a los 8,95€ actuales. ¡El aumento se nota! De hecho, con esa diferencia de dinero casi te da para comprar un tomo de la línea económica de MangaLine, si siguiera existiendo xD.

      Hay ediciones kanzenban que son una maravilla y es genial que sigan existiendo. Lo veo bien sobre todo para series que ya se habían editado anteriormente en un formato estándar y ahora merecen algo más de lujo.

      Todo lo que sea ahorrar dinerito, viene bien, jajaja.

      Saludos 🙂

  4. En primer lugar, currada de artículo. Se agradece que alguien se tome el tiempo de analizar estos detalles que la gente suele pasar por alto. Me parece muy acertado tu pensamiento en cuanto a las nuevas ediciones Kanzenban y de lujo de muchas obras clásicas o de culto. Supongo que las editoriales son conscientes de que al volver a editarlas después de tanto tiempo la gente las va a tener que comprar por narices al precio que sea, y supongo que si siguen haciéndolo es porque mal no les irá… En cuanto al tema de abaratar el manga reduciendo su calidad es algo que me he planteado bastante, personalmente, no me importaría para nada con tal de poder seguir coleccionando las obras que me gustan sin dejarme ese dinero extra en algunos detalles decorativos como las sobrecubiertas, que aunque tienen su función de proteger, no son esenciales. Los marcapaginas y los cofres son otro añadido que, aunque se agradecen, me siguen pareciendo innecesarios si ello conlleva incrementar precios en líneas generales. El papel blanco sí lo agradezco, el gramaje, en cambio, me importa más bien poco, sinceramente. En resumen, creo que la gente acaba valorando más la visión estética del tomo que otra cosa a la hora de comprarlo pero espero que esto vaya cambiando cuando el público que consume manga madure y deje de importarle la ostentación y se centre más en disfrutar la obra en sí. Un saludo y ¡¡Mucho ánimo con estos pedazo de artículos, se agradecen muchísimo!!

    1. ¡Hola! Muchas gracias por leer el artículo y dejar tu comentario. Gracias también por tus palabras sobre el blog 🙂 .

      Cuánta razón, me hace gracia cuando algunas editoriales presumen de que sus sobrecubierta tienen un brillo especial o un acabado plateado y cosas así… No sé el resto, pero una vez colocó el manga en la estantería, ya no voy a ver esos detalles jajaja, no los necesito.
      Yo también soy de tu opinión, de quitar a lo mejor las sobrecubiertas pero mantener la calidad del papel más o menos igual.

      Del tema de los marcapáginas y los cofres me gustaría hablar en algún momento, tengo pendiente ese artículo.

      ¡Saludos!

  5. ¡Qué reflexión más interesante! Por mi parte, sólo critico la edición de ‘La rosa de Versalles’ por el diseño de las portadas… Entiendo que quieren desvincular la obra del género “shojo” y centrarlo en el “histórico” y eso me duele un poquito (aparte de que me parecen feas las cubiertas con fondo negro y poco adecuadas a la época en la que se ambienta el manga… Y ahí no hay excusa en costes). Pero como no compré la edición anterior, me la estoy haciendo igual, porque es lo que comentas, no vas a dejar pasar este clásico (en mi caso, otra vez…). Yo colecciono bastante manga, y toda rebaja de precio se agradece. Pero en este caso, si hubiera salido una edición más cara (y sobre todo más bonita), seguramente hubiera optado por esa…

    Hay ediciones para todos los gustos, pero no de todas las series, claro. Recuerdo cuando era adolescente que me negaba a comprar mangas de Norma por los precios que tenían los tomos, y ahora creo que es de los que más compro. Por eso creo que es muy acertado lo que comentas de poner a disposición del público varias opciones, porque me recuerda a cuando yo era adolescente y quería leer algo de Tezuka y sus tomos costaban carísimos y tenían mil volúmenes… Creo que cuando traen un manga, piensan mucho en cuándo una serie es para adolescentes o para coleccionistas más adultos… Los clásicos van casi siempre destinados a este segundo grupo. Al final las editoriales manga son negocios y como tales buscan la rentabilidad… Y supongo que sus estudios de mercado harán.

    A mí lo que me cuesta entender es por qué en Italia hay mangas a 5 euros y aquí a 8 o 9… Pero supongo que deben de intervenir factores de volúmenes de compra, calidades y otras cosas…

    1. Gracias por tu comentario, es genial poder compartir varios puntos de vista.
      Claro, es lo que dices. Entiendo perfectamente que pueda no gustar la portada, pero no entiendo que una persona no lo compre solo por eso. Me alegra saber que la estás coleccionando 😀 .
      En realidad, según tengo entendido, cada ilustración extra que pides a Japón y que no viene con los materiales que tú habías contratado, hay que pagarla. No sé si será por eso, pero también puede haber sido una forma de abaratar costes. En lugar de pedir una ilustración que no tengo, cojo una viñeta del manga, le pongo color y “p’alante”. Como dices, no es lo más bonito del mundo, pero bueno.

      Estoy de acuerdo con lo que dices, a las editoriales no les preocupa demasiado editar manga clásico a precios más altos porque saben que su público mayoritario es el adulto.

      A mí también me intriga muchoa diferencia de precios entre España e Italia. Merecerá la pena investigar un poco y escribir sobre ello 🙂 .

  6. Tienes toda la razón!! Yo soy de Chile y en Latinoamérica consumimos manga de varias editoriales y países y la gente de verdad prefiere pagar más por un manga a pesar de estar la opción barata de otra editorial dando argumentos tontos como “es que lo modismos de tal editorial no me gustan”.
    Concuerdo contigo en el hecho que hay gente coleccionista y no lectora. Honestamente también soy de los que tiene las ediciones de lujo y kanzenban, pero si quiero un manga y solo está en edición “low cost” o normal, la compraré por la historia y no por cómo luce.

    1. ¡Muchas gracias por leer y comentar! Lo aprecio mucho.
      Me imagino que, además, con la importación los precios se deben encarecer más todavía.
      Claro, yo también tengo ediciones kanzenban y me encantan. Es genial que existan y que las compremos. El problema llega cuando la gente solo quiere este tipo de ediciones y descarta por completo comprar una obra por el simple hecho de editarse como tomo estándar.
      Gracias de nuevo y saludos 🙂 .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *