Banzai Cómics: Charla con un exmiembro de la editorial

Hace unos meses, me puse a releer Georgie de Man Izawa y Yumiko Igarashi el único manga publicado por Banzai Cómics que tengo en mi colección. Soy de esas personas que mira la página de créditos y me dio curiosidad por saber qué había sido de todas aquellas personas que un día formaron parte de aquella editorial. Uno que es cotilla y no lo puede remediar.

Di con varios de ellos y me puse en contacto, aunque solo uno me llegó a contestar. Nos pusimos a charlar y me contó algunas curiosidades sobre su época en Banzai. No fue una entrevista, pues yo no me había preparado nada, sino simplemente una conversación que fue fluyendo. En este artículo os resumo algunas de las cosas más destacadas de las que hablé con esa persona.

“En un 80%, fue la crisis la que mató a Banzai”

Lo primero que me comentó el exmiembro es que Banzai era “una editorial bastante humilde” que comenzó con “un grupo de amigos locos por el manga”. Está satisfecho por haber llegado a publicar obras tan míticas como Chicho Terremoto y Supergol, aunque la segunda quedara inconclusa. Ya no guarda relación con las personas del equipo, pero recuerda aquella época como algo “muy bonito” y en la que se lo pasaban muy bien tanto en el trabajo como en la asistencia a eventos.

Supergol de Banzai Comics

En 2008 se publicaron los que serían los últimos títulos de Banzai Cómics. Eran el sexto y último tomo de Chicho Terremoto, el cuarto de Supergol y el tomo único de Las hermanas tetonas. Al ser preguntado por las razones del fin de la editorial, lo achaca principalmente a la situación económica del momento. “En un 80%, fue la crisis la que mató el proyecto”. Afirma que antes de la crisis de 2008, todo “iba de lujo” y que en los estands de eventos se vendía muy bien el material importado de Japón o la revista AniMangaWeb, pero después tuvieron que bajar los precios “para no obtener pérdidas” y la revista cada vez fue a menos.

En 2006 y 2007 se vendía todo: merchandising, manga, revistas. En 2008, como por arte de magia, ya empezaron los descuentos hasta el punto de casi regalarlo todo”. “Ya era packs a precio de coste, tuvimos que cambiar de imprenta un par de veces… Incluso ‘regalábamos’ los mangas con la compra de una rosa en Sant Jordi… Una pena”.

“Banzai Cómics cerró, pero espiritualmente se trasladó a Odaiba Ediciones”

Respecto a sus mangas y si la gente era reticente a comprarles por ser una editorial nueva, me comentó que “no importaba mucho qué editorial publicara, sino que el título fuera bueno”. También habló de las buenas sinergias en el sector, tanto con eventos como Japan Weekend como con empresas de anime como Selecta Visión, lo que les permitió dar un mayor empuje al manga de Chicho Terremoto. Fueron también las buenas relaciones con otras personas del sector lo que les ayudó a entender cómo funcionaba todo al principio. “Éramos novatos, dependíamos de los que sí entendían. Nosotros le pusimos ganas, pero eran nuestros ‘compañeros’ del sector los que nos guiaban, por decirlo de alguna manera, a llevar a cabo la editorial. Dónde ir, con quién hablar, cómo obtener el código de barras…”.

Georgie de Banzai Comics

Aunque no se llegaron a publicar muchos títulos con el sello de Banzai, sí que hubo uno que destacó sobre los demás en ventas y ese fue Georgie de Yumiko Igarashi y Man Izawa “con muchísima diferencia”. “El segundo fue Chicho Terremoto porque hubo una promoción bastante buena cuando Selecta Visión sacó la serie en DVD”.

Afirma que tenían algunos títulos en cartera que, por el cierre, no se llegaron a publicar ni a anunciar, pero que ha pasado tanto tiempo que ya no recuerda bien cuáles eran. No obstante, cree que el legado de la editorial sigue vigente en mercado español. “Banzai Cómics cerró, pero espiritualmente se trasladó a lo que fue Japan Weekend Manga” y es ahora Odaiba Ediciones.

“Publicar hentai en España es cavarse su propia tumba”

Una de las anécdotas que recuerda con cariño es la edición de su único manga hentai, Las hermanas tetonas: Una vida llena de sacrificios, en cuya traducción se permitieron ciertas licencias, como la de cambiar los nombres de los personajes para hacer guiños al propio equipo de la editorial.

La parte amarga es que el título no funcionó bien. “Éramos nosotros quienes lo vendíamos en nuestro propio estand de eventos y aún con esas se vendía poco. Imagínate en una librería. Se notaba que arrinconaban los tomos en una esquina lo más superior posible o incluso los escondían detrás de otros títulos“.

Sobre su opinión sobre si cree que este género volverá a publicarse en España, piensa que “el hentai, al menos en España, publicado o distribuido a nivel físico, es cavarse la propia tumba. En 2006-2008 tenía sentido. En la actualidad es una locura”.

“Sería inviable volver a los 7€ por tomo de manga”

Durante un tiempo, el polémico traductor Emilio Gallego, que trabajó anteriormente con OtakuLand, hizo algunos trabajos para Banzai. “No es ningún secreto que Banzai ha estado siempre formado por amigos. En cuanto se vio la posibilidad de tener a alguien gratis o por el mínimo, a él que se iba. Con Emilio pasó eso, necesitábamos a alguien que lo hiciera bueno, bonito, barato, y, sobre todo, rápido“. A lo largo de su trayectoria, la editorial contó con varios traductores que se fueron reemplazando.

Chicho Terremoto de Banzai Comics

Un tomo estándar de Banzai costaba 6,90€, mientras que en la actualidad los precios de un tankoubon en España van entre 8€ y 9€. Su opinión sobre esta gran diferencia de precios es que “todo sube” y que a día de hoy “sería inviable volver a los 7€ por tomo”. “Influye el cambio de divisas” y además “Japón, cada año que pasa, se pone más estricto con sus productos. Antes, Italia o Francia compraba la licencia y ellos nos la revendía a nosotros”.

Aunque ahora ya no está vinculado laboralmente al mundo editorial, el exmiembro de Banzai sigue leyendo manga y “siendo un otaku de los buenos”. Su trabajo actual sí está vinculado con la cultura japonesa y hay otros excompañeros que siguen de alguna u otra forma en el mundillo, ya sea por la vía del anime o del cosplay. Otros del equipo “se dedican a otras cosas” en la actualidad.

Desde aquí quiero agradecerle a esta persona por su tiempo y por abrirse a contar todas estas anécdotas sobre Banzai y exponer su opinión sobre ciertos temas. Ha sido interesantísimo poder mantener esta conversación y espero que a vosotros, como lectores, también os haya parecido curioso este artículo.

¡Nos seguimos leyendo!

2 respuestas a «Banzai Cómics: Charla con un exmiembro de la editorial»

  1. Me ha encantado leerte y saber más sobre esta editorial extinta. Qué majo el ex-trabajador 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *